Cuatro tintas del aire (Ernesto Uría)

uríaEl pasado mes de junio, Cuadernos del Laberinto publicó el tercer libro de poemas del donostiarra Ernesto Uría, bajo el explícito título Cuatro tintas del aire. En el texto a modo de síntesis que aparece en la contraportada, escrita por otro autor de la editorial (A. Álvaro Martín del Burgo), se nos advierte con tino: este libro «es una inmersión intrépida y sincera en la condición amorosa del hombre». Y ciertamente eso es, en esencia, este conjunto de versos.

Uría toma al lector de la mano y lo invita a pasear con él y recorrer un itinerario con tantas paradas como partes o tintas componen el poemario. La primera, «Los amantes», dibuja una línea parabólica que va del concretísimo detalle de la suave sábana que cubre el rostro de los amantes de Magritte a una reflexión acerca de la ignorancia, la miseria y la escasa sinceridad que tiene el ser humano para consigo para, finalmente, construir los perfiles de esa pareja anónima dotándolos de los pronombres amorosos más universales de la poesía: tú y yo.

En la segunda, «Piel roja», que al igual que las otras tres podría leerse como un único poema, el escritor hace explícito su anhelo de retornar a lo primitivo en cuanto a la carnalidad, evocando el amor y la sensualidad en la figura de una indígena. Ésta, existente sólo en esa fantasía, toma posesión de cuerpo real y por tanto mucho más cotidiano en la siguiente parte, «Quién fuera Líu», donde el deseo anterior transmuta prácticamente en sumisión; donde, en fin, se conformaría el poeta con ser la «pequeña y dulce perra / que comparte [s]u alcoba».

Cierra el libro la sección más larga, «Poemas del agua», una suerte de canción cíclica como el elemento, llamativa tal vez no tanto por ser la de contenido más sensual como por los ejercicios sonoros que realiza el autor y la recurrente aparición de aliteraciones y paronomasias. Es aquí donde llega a su punto más álgido la idea principal que encadena las cuatro partes de este libro y que contiene la naturaleza misma del deseo: estar con y en el otro.

El agua que ambos somos,
sendas gotas parejas,
nos respira y enlaza,
en la común corriente,
nos envuelve y abraza.

Cuatro tintas del aire
Ernesto Uría (Cuadernos del Laberinto, 2017)
Erratas encontradas: 5.

Un comentario sobre “Cuatro tintas del aire (Ernesto Uría)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *