Cuentos grises (Hugo Argüelles)

Portada de Cuentos grisesEn la vida no todo es de color de rosa, y en la literatura, que es un reflejo de la vida, tampoco tiene por qué serlo. Para dar cuenta de ello, Hugo Argüelles nos presenta Cuentos grises. En este libro de relatos, el autor alcanza su objetivo: dejar de lado los temas típicos con finales felices, tan habituales en la oferta literaria, los superventas que nos cuentan historias fantásticas de un futuro lejano o de un pasado remoto y las relaciones amorosas imposibles. En Cuentos grises lo que el lector va a encontrar es lo que literalmente dice su título: historias grises, de personajes grises con vidas grises. Unas historias que nos lanzan a la cara (a los ojos) la realidad del día a día de cualquiera de nuestros conocidos o, incluso, la nuestra propia.

Soy joven y estoy ya cansado, pero quiero ser infeliz aquí y allí.

Dos amigos decididos a dar un giro a sus vidas y pasar de beber cervezas en el parque a hacer algo más productivo para el futuro, un joven que va de trabajo en trabajo y finalmente se traslada a Cartagena con la intención de asentarse en el lugar de su infancia (aunque termine sin encontrar su sitio), el reportero que redacta las noticias con tal dureza y realismo que no son bien vistas por el periódico para el que trabaja, un matrimonio que para evitar hablar de los problemas y no tener que comunicarse más de lo necesario con su pareja, se escuda tras los libros, un grupo de amigos cuarentones que tienen su propio programa de radio por las noches, el joven que viaja a Dublín atraído por Joyce, la visión de un paseo por el barrio en un día caluroso o las consecuencias de la compra de un televisor.

Ahora sólo me quedaba ella y, aunque la aborrezco, me he acostumbrado (…), es lo más opuesto a la alegría que conoceré jamás.

A excepción del relato «Sólo leen novelas», el más largo del libro (con dieciocho páginas), los nueve restantes no sobrepasan las diez páginas, quedándose incluso varios de ellos entre las tres y las cinco. Todas las historias tienen en común unos protagonistas frustrados, personas que conviven con su monotonía diaria e intentan encontrar algo a lo que aferrarse y que, de algún modo, dé sentido a sus vidas. Todos ellos creen tener bien definidas sus ilusiones pero les será complicado hacerlas realidad, principalmente porque sus verdaderos anhelos no son los que dicta la sociedad. De hecho, algunos de ellos rozan la misantropía. En las escasas noventa páginas que componen Cuentos grises, Argüelles pone al lector en los mismos ojos con los que los personajes ven la vida pasar cuando narra las historias en primera persona. En otras ocasiones nos sentiremos como espectadores observando al acecho, leyendo las minuciosas descripciones en tercera voz o nos meteremos en la mente de un pobre infeliz que pasea por su barrio y piensa de un modo mecánico, con frases cortas, sencillas y muchas enumeraciones.

Esta es una ley universal que no debemos olvidar. Nadie, en ninguna parte, se siente atraído por personas deprimidas. Si quiere estar solo finja que no se encuentra bien del todo.

Ninguna de todas estas historias se quedará por mucho tiempo en la cabeza del lector, merodeando y dando golpes. Esto es debido a que lo que en ellas cuenta Hugo Argüelles lo tenemos tan normalizado en nuestras repetitivas vidas que no pasa de ser la realidad, y la realidad no funciona tan bien como la fantasía o la ciencia ficción en la literatura. Cuando nos encontramos con la felicidad, nos asustamos. No sabemos muy bien qué hacer con ella por la falta de costumbre. El ser humano ha aprendido a seer feliz conviviendo con la infelicidad, tan conocida y dominada, pues forma parte de esa rutina tediosa que nos esforzamos por concebir como el ideal de nuestros sueños y deseos, aunque finalmente nunca se cumplan. Para eso existe la esperanza, otra clase de felicidad más irónica.

Y tú, ¿eres feliz?

Cuentos grises
Hugo Argüelles (Boria Ediciones, 2017).
Erratas encontradas: 1.

Un comentario sobre “Cuentos grises (Hugo Argüelles)

  1. Pingback: 'Cuentos grises' - Opiniones - Boria Ediciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *