Madre noche (Kurt Vonnegut)

Portada de Madre noche (Kurt Vonnegut)Cuando él tenía once años, por motivos laborales, la familia de Howard Campbell se traslada a Alemania desde su Norteamérica natal. Será allí donde crezca, estudie, se enamore, se case y se convierta en un reconocido escritor. Con lo que no contaba era con que también allí se convertiría en un espía para los norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial. Respaldada por su fama en el mundo literario, su opinión tendrá un gran valor para los oyentes de los programas radiofónicos a través de los cuales lanza sus mensajes propagandísticos a favor de los nazis y de denuncia contra los judíos. Lo que no sabían los alemanes era que por medio de estos mismos programas Howard cuela a los países aliados una importante información cifrada.

De este modo, Kurt Vonnegut presenta a los lectores la historia de este peculiar personaje, protagonista principal de su tercera novela, Madre noche. Esta obra fue publicada justo antes de Matadero 5, que fue la que le hizo mundialmente conocido. Es cuanto menos curiosa la mención que ya hace aquí de la ciudad de Dresde, en la que se desarrolla parte de la historia de Howard Campbell, puesto que comparte trabajos forzados en esa misma nave donde se fabrica el jarabe para embarazadas y en la que también estuvo Billy Pilgrim, el protagonista de la otra novela. Los seguidores del autor sabrán que Vonnegut es dado a mezclar intervalos de historias y personajes entre sus diferentes libros y que lo hace de una manera excepcional.

La narración tiene forma autobiográfica, ya que es Howard el que cuenta la historia de su vida desde la perspectiva de sus cincuenta y cinco años. Este es justo el momento en el que se enfrenta a un juicio en Israel (al igual que le sucedió a Eichmann en la realidad y con quien, en la novela, coincide en una prisión de Rusia) por ser considerado uno de los criminales de guerra más buscados debido a su propaganda nazi en la radio alemana. El libro está compuesto por capítulos cortos, de no más de cinco páginas, lo cual convierte la lectura en una experiencia amena e hipnotizante, pues no hay ninguno de ellos en el que no se abra una trama nueva o surja otro dato interesante. Todo esto hace que el lector no pueda dejar descansar la vista un rato, y es muy probable que devore el libro sin tregua. Fiel a su estilo sarcástico y utilizando su habitual lenguaje crudo, el autor consigue crear una historia que por momentos nos arranca la carcajada a partir de un tema tan duro como es el nazismo.

Detrás de esta historia plagada de elipsis y saltos temporales, se esconden otras muchas vivencias de otros tantos personajes: relaciones de amor a dos, y sólo a dos, como «una nación de dos»; mentiras, odio, deseos de venganza, traición y locura. La locura a la que llega el hombre que vive la guerra y que nunca podrá olvidar todo lo que en ella vio o, en este caso, todo lo que en ella sucedió por su culpa. Ese sentimiento de culpa será el mayor de los problemas de Howard y será su fantasma a exorcizar. A través de esta culpa, Vonnegut plantea un dilema moral sobre si está bien o mal lo que la mayoría de la sociedad acepta como tal, sin soportar el pensamiento del individuo.

Finalmente, la moraleja de toda esta historia es que terminamos siendo aquello que los demás creen que somos en base a lo que aparentamos ser. Por eso debemos llevar mucho cuidado con lo que aparentamos si no queremos convertirnos e alguien que ni nosotros mismos conoceríamos.

Madre noche
Kurt Vonnegut (Anagrama, 1987)
Erratas encontradas: 0.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *