Votos y devotos en el poetasenCercanías

El pasado sábado nos reunimos de nuevo para disfrutar de nuestro habitual vermut poético en The October Press. En esta ocasión —otra vez saltándonos nuestras propias normas— habíamos convocado a la mesa a tres poetas que no eran, al menos de nacimiento, oriundo de la ciudad que ponía en el panel informativo de nuestra estación. Lamentablemente Víktor G. Valentinos causó baja por motivos de salud y lo echamos en falta, pero contaremos con su presencia en el próximo poetasenCercanias. Sí llegaron sanos y salvos León Molina (Cuba, 1959) desde Albacete, y el poeta anfitrión, Ralph del Valle (Londres, 1978).

Ralph dio comienzo a su intervención explicando cómo los miembros de Letras de Contestania, asistentes a la reciente celebración de su boda, fuimos sorprendidos con un cuadernito de poemas al viaje y al amor (o mejor dicho al viaje del amor) sobre los platos del convite y cómo en ese mismo instante quedó invitado a participar en el ciclo de recitales. Por su parte, León nos hizo recorrer con él primero a modo de nota introductoria los lugares de su infancia y más tarde, con la lectura de sus poemas, por parajes naturales y formatos orientales de literatura que verán la luz en papel a finales de año.

Pese a quebrantar el formato original, sí se respetó la dinámica interna de los últimos vagones que han pasado por este ciclo. Fueron, pues, tres las rondas que nos ofrecieron. Desde la primera de ellas comenzó la comunicación entre los poetas: León, a propósito de la novedad que para Ralph suponía su incursión en la poesía, explicó cuál era para él la esencia del poeta y de su obra. Ralph, por su parte, trató de comenzar sus dos siguientes intervenciones hilvanando sus poemas con los últimos leídos por el invitado. Su selección consistió en la práctica totalidad de aquel cuadernillo arriba mencionado, incluyendo uno de los textos utilizados como votos en la boda que, a modo de anécdota, hizo llorar al fotógrafo y también a los responsables de esta asociación.

El recital resultó a un tiempo emotivo por la procedencia de los poemas y ameno por la fluidez de las intervenciones. No es ya extraño que las sesiones se cierren con un bis a petición del público. En este caso, además, al bis le siguió una breve lectura de aforismos publicados por el cubano. En definitiva, la del 28 de octubre se caracterizó por ser una sesión donde la naturaleza y el amor —dos de los grandes temas de la literatura universal— fueron protagonistas casi absolutos. No obstante, la lectura finalizó con la comida de hermandad que ha sido el colofón de la mayoría de sábados. Tras la grata experiencia de la anterior sesión, decidimos repetir y quedarnos en el propio The October Press para disfrutar del menú preparado por Srta. Pica. Un acierto que, ya lo hemos decidido, seguiremos repitiendo cada dos sábados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *